¿Adiós al no sé que ponerme? – 3 consejos infalibles

Moda

¡¡Buenas noches guapis!!

Últimamente he estado pensando bastante en la importancia de ir incluyendo nuevas prendas a nuestro armario conforme lo vayamos sintiendo necesario,o simplemente nos apetezca y el mítico NO TENGO QUE PONERME. Sí, sí, ese mantra que tendemos a repetir una y otra vez en vísperas de cualquier evento, cita o fecha señalada con mil colores, post it, pegatinas e incluso carteles luminosos en el calendario

¿Cuántas veces nos sorprendemos repitiendo el atemporal “NTQP”? Si las contáramos todas superaríamos con creces el infinito número de cifras decimales del número Pi. Como fui, y algunas veces sigo siendo maestra de este noble arte, encuentro interesante compartir algunas pautas que me funcionan muy bien, y he adquirido con la formación en asesoría de imagen, años de compras y el extracto de la cuenta bancaria.

Puede darse dos cosas, una si tengamos que ponernos pero no lo sepamos y dos que verdaderamente no tengamos un atuendo para el día. En cualquier caso, vamos a ver distintas opciones sobre qué hacer en cada caso.

i. analizar el armario – INVERTIR EL TIEMPO ADECUADO EN ESTE PROCESO TE GARANTIZARÁ RESULTADOS DE MAYOR calidad –

Al igual que las edificaciones se comienzan por los cimientos y no por el tejado, para saber si tenemos o no qué ponernos, podemos empezar por hacerle una autopsia completa al armario e identificar todas las prendas que tenemos.Una vez identificadas, podemos proceder a  extenderlas sobre la cama, y separarlas en dos montones siguiendo nuestro criterio.

Buena opción > Uno de los montones, estará destinado a aquellas que las que nos ponemos a menudo y vemos útiles para la próxima temporada, y en el otro reservaremos aquellas que no nos terminan de convencer, hace tiempo dejamos olvidadas o no sabemos combinar. En este momento se abre un nuevo interrogante,determinar su verdadera utilidad. Para ello, lo mejor, probárnoslas frente al espejo- una a una – y ver como queda. ¿Estás cómoda? ¿Te gusta la forma en que se adapta a tu cuerpo?, ¿La usarías a menudo?, ¿En qué estado se encuentran? ¿Lo sabes combinar? y lo más importante, ¿Te lo vas a poner realmente o pretendes enmascarar un “por si acaso….” en una falsa utilidad?  El hecho de ser exigentes con las prendas que mantendremos nos garantiza aprovechar al máximo el espacio, evitar así repetir el mantra (puesto que las vas a utilizar) y hacer espacio a nuevas adquisiciones.  NOTA: tal vez pedir consejo a alguien que te conozca bien como algún familiar o amigo te venga bien si no terminas de estar seguro con la elección.  

Una vez tomada la decisión, no hay por qué tirar la ropa que no vamos a utilizar. Si se encuentran en buen estado siempre podemos donarla, regalarla a alguien… ¡ O renovarla haciendo algún DIY!

ii. ¿Qué hacer con las prendas que decidimos conservar?

Llegados a este punto, es hora de jugar a la asesoría de imagen en casa. Ver en cuantas combinaciones podemos incluir cada prenda, que colores nos gustan más en conjunto con otros, como nos quedan esos colores…  Nota: para que sea más fácil aquí os dejo un anexo ( que estará disponible la próxima semana) con las tonalidades que favorecen a cada tono de piel y cabello.  Gracias a las nuevas tecnologías y el auge de las redes sociales disponemos de muchísimas herramientas que nos pueden servir de inspiración a la hora de ser artistas en la creación de los conjuntos. Youtube, tableros de Pinterest, Tumblr, blogs de moda, Instagram, Twitter, Snapchat, Polyvore… Y la calle. Nada mejor que el street style para ayudarnos a diferenciar estilos, prendas, cortes etc. que nos agradan (o no).

Lo ideal es contar en el fondo de armario con todos los imprescindibles de nuestro día a día, así como de fechas concretas como pueden ser cenas de negocios o en familia, eventos sociales o, ¿Por qué no? grandes reuniones de empresa. Fácil y extremadamente combinables entre sí, y con los que nos sentimos tan bien que hasta nos comeríamos a besos. 

Y procedemos a colocarlos de forma ordenada en el armario, estanterías o el cofre del tesoro: ¡¡Por tipo de prenda (camisa, pantalón, falda, chaqueta…) y colores (de más claro a más oscuro o viceversa) son buenas opciones!!.

III. ¡VAMONOS DE TIENDAS!

Una vez hemos encontrado los tesoros que nuestro armario alberga y seguimos sin estar convencidas, es buen momento para encontrar la(s) prenda(s) en alguna tienda, ya sea física u online, con la que deslumbrar cuando llegue el momento. NUESTRO MOMENTO. 

Y seamos eficientes. El proceso de renovar, de forma total o parcial, el armario no ha de traducirse en dejar la cuenta en números rojos, sino en realizar una inversión de tiempo y dinero con la que contribuyamos a nuestra imagen, personalidad y estilo de vida y siempre tengamos la prenda adecuada para la ocasión.

Establecer un presupuesto máximo, llevar calzado y ropa cómoda, haber consultado en casa algunos catálogos online para tener en mente qué es lo que queremos más o menos, guardar un inventario de las prendas que tenemos en casa en el móvil para poder comparar y ver la utilidad de nuestros posibles nuevos tesoros, y sobretodo evitar ir apurados en la mayor medida posible, son hábitos que ayudan a garantizar un buen resultado y lo mejor, evitar compras de las que más tarde nos podamos arrepentir.

iv. lA PRÁCTICA HACE AL MAESTRO.

La capacidad de aprender y mejorar es una de las mayores virtudes de las que gozamos las personas. Como todo arte cuando se trabaja, se va perfeccionando y desarrollando un estilo propio que lo hace auténtico y único.

Conforme vayas siendo consciente de que prendas te gustan más, como las sueles combinar y establezcas ciertos patrones básicos todo será coser y cantar. Palabra de una graduada con honores en no tengo qué ponerme (NSQP).

Un poco sobre mí.

Antes de concluir el post, me gustaría contaros unas breves líneas de mi experiencia a la hora de cambiar de mantra y dejar atrás el eterno NSQP. 

Desde pequeña, nunca supe combinar la ropa. Escogía las prendas por puro azar, precio de escándalo o simplemente porque lo sentía necesario. Sin armonía, sentido, lógica ni explicación científica. 

De hecho, me recuerdo en las rebajas de verano del 2010, cuando mi abuela me dio 50-100€ para las rebajas y fui inmediatamente a Blanco. No se si fue la adolescencia y la pasionalidad que las hormonas confieren, sentirme millonaria ante el repentino ingreso de dinero o simplemente que me dejé llevar por el ambiente, hostil y derrochador, que suele caracterizar esta época del año comercial. 

¿Qué creéis? Al final acabé con varias cosas en el armario que a simple vista me gustaron pero luego acabé detestando por no saber combinar, sentirme mal con cómo me quedaban y verme de nuevo sin nada que  me agradara hasta para ir al cole. Cosas de chicas dirán muchos… ¡Pero no oye! seguro que también hay chicos a los que les pasa (aunque por lo general no le den tanta importancia). 

Sin embargo, a los 17-18 con ganas de dejar esto atrás, y siendo consciente de que todos podemos desarrollar gusto vistiendo, aunque hasta ese momento me sentí torpe y pensé que moriría torpe en este aspecto, comencé a estudiar asesoría de imagen, jugar con las formas, texturas, colores… Comencé a descubrir una nueva Nuria y sobretodo a quererme más, puesto que ya era capaz de invertir el dinero en lugar de malgastarlo en pena y que la ropa me quedaba bien. 

El año pasado decidí apostar por los básicos más básicos del planeta (en tonalidades neutra) y ser graduada también, en el arte de la confección, uso y disfrute del fondo de armario, y en la actualidad me siento más tentada por los colores llamativos, cortes clásicos y estampados que resalten bien en combinación con mis básicos. 

¡Bueno, esto es todo por hoy! ¿Qué os parecen mis tácticas? ¿Podríais recomendarme alguna?  

Gracias por pasaros por el blog y nos vemos en la próxima entrada. 

firma

By Nuria

Comments

  1. Responder
    anabeautyblog7

    Recomendar? Para nada lo tienes todo bien controlado y genial, el problema viene cuando abres el armario y todo es negro para ocultar lo que no te gusta de tu cuerpo y encima caro porque son tallas caras, dejémoslo ahí, pero es una buena forma de organizar tu armario, me gusta.

  2. Responder
    Alexandra Dacier

    Este dolor de cabeza lo tengo todo el finde, siempre le digo a mi novio no tengo que ponerme, necesito ropa y solo me mira.

    Un dolor de cabeza de muchas mujres, y que tarea aprender a tener piezas claves en el Armario

    Muy buen post.

    Saludos.

  3. Responder
    Walkingtopennylane

    Super completo, me ha encantado, yo soy un desastre para el armario, tengo tanta ropa que no tengo el problema de no saber que ponerme sino saber donde está y acordarme de la prenda en cuestión jajaja hice un curso de personal shopper así que ya es hora de aplicar mis conocimientos y colocar el armario, gracias por recordármelo bss

  4. Responder
    Silvia

    Un post que a todo el mundo le va a venir bien. Es cierto que más de mil veces a la semana nos repetimos qué vamos a ponernos y más cuando tenemos algún evento especial… Leer este post viene muy bien de vez en cuando para al menos ordenar el armario jejeje!
    Un beso y muchas gracias por recordarnos que SI tenemos qué ponernos!

  5. Responder
    Barbara Gees

    Toda la razón! Yo le doy los mismos consejos a mis clientes. Es importante que nos deshagamos de las prendas que ya no nos ponemos para dar lugar a nuevas y hacer una lista de todo lo que nos hace falta antes de ir a comprar

  6. Responder
    Arien

    Hola guapa
    Que maravilla de post, super útil!! Quien no ha tenido el quebradero de cabeza que supone el “no tengo que ponerme”? yo misma lo vivo mínimo una vez a la semana, pero normalmente más jaja
    Creo que la base de analizar nuestro armario y ver que nos es útil y que no es esencial
    Un besazo

  7. Responder
    Paula Alittlepieceofme

    Te diré que NUNCA he tenido la mítica escena de empezar a sacar cosas del armario y los cajones. ¿Y que luego se arruge todo? Quita, quita xD Tengo bastante ropa, no te lo voy a negar, pero en los últimos años he intentado tener básicos, aunque no pueda evitar cogerme la típica camiseta/sudadera con frase, laa itad de los días visto un poco “sosa” 😉 Bss.

  8. Responder
    Maria

    Tu post me viene genial. De Lunes a Viernes voy casi uniformada por mi trabajo. Cuando llega el fin de semana “no tengo qué ponerme” y mejor dicho “no sé que ponerme” porque no tengo la práctica de combinar estilos, colores o me parece que no voy “a la moda”. Gracias por las recomendaciones que nos das, a ver si así consigo vestirme mejor. Gracias!!

  9. Responder
    Luz Oliva

    Me han encantado tus consejos. Ahora solo tengo que ponerlos en práctica.
    A mi, muchas veces me ha pasado como te pasaba a ti de más pequeña, que voy a una tienda me compro varias cosas que en teoría me molan un montón, pero al final les doy poco uso. Afortunadamente, cada vez me pasa menos y con los años empiezo a adquirir cabeza y algo de gusto para combinar las prendas.
    Un besote grande!!

  10. Responder
    Sandra G.

    Hola Nuria!!

    A mi me pasa a diario… aunque he de admitir que mi armario es más bien reducido. Aplicaré cada uno de los consejos que nos has dado, ya que creo que me funcionarán a la perfección. Estas navidades te cuento que tal me ha ido 🙂 Por cierto, a mi también me pasó lo que a ti de joven… ahora por suerte ya no pasa ^^

    Muchas gracias de nuevo!

    un besote!

  11. Responder
    La Leonera Potinguera

    Yo nunca he tenido ese problema. Soy la persona mas básica para vestirme. Faldas vaqueras o faldas en general, camisetas, camisa, deportivas y la parka.
    Siempre lo llevo claro hay asi no me hago ni un lío.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para más información lea nuestra política de cookies. CERRAR